Inicio > Uncategorized > Últimos restos del franquismo en nuestras calles

Últimos restos del franquismo en nuestras calles

bembezar del caudillo
plaza ruiz de alda
edificio de correos
calle Realejo
interior mezquita
interior mezquita
La última vuelta de tuerca que ha dado el Gobierno a la ley de Memoria Histórica tendrá sus consecuencias en el paisaje urbano de la capital. La obligación de retirar de la vía pública cualquier símbolo de la época franquista -y la amenaza de que las instituciones públicas que los mantengan perderán cualquier tipo de subvención- cambiará la fisonomía de algunas sedes institucionales.

Aunque en la mayoría de los edificios de la Administración pública no se conserva ya ningún elemento que haga referencia a la Dictadura, al menos en dos de ellos es palpable la huella de las casi cuatro décadas en las que Franco guió los destinos de las españas. Se trata del inmueble que alberga las oficinas centrales de Correos y Telégrafos, en Cruz-Conde, y de la Subdelegación del Gobierno.
En el exterior de este último recinto pervive, aunque mutilado, un monumento a los Caídos en la Guerra Civil -obviamente, sólo a los de un bando-, obra de Amadeo Ruiz Olmos y erigido en 1974. En este conjunto conmemorativo situado junto al estanque de la Subdelegación del Gobierno se reconoce, aunque con dificultad por la mutilación a la que ha sido sometido a lo largo de los años, una cruz, una Victoria alada y unas inscripciones.
Por contra, el escudo del Águila imperial que instauró Franco en 1938 -deudor del de los Reyes Católicos- se conserva en perfecto estado en la puerta principal de Correos. Llama la atención que los símbolos más claros del pasado dictatorial que se pueden contemplar en Córdoba estén en las sucursales del Gobierno que ahora los combate con tanto ahínco.
Cuadro de Franco en Viana
Con más discreción pasan otros ornatos con motivos del Régimen que gobernó España tras la contienda acaecida entre 1936 y 1939. Tal es el caso del pequeño monolito rematado por una granada y un águila que se alzaba entre Ronda de los Tejares y Gran Capitán y que señalaba el lugar exacto en el que comenzó el Alzamiento en la ciudad. Este monumento fue retirado en 1999 y en la actualidad se halla en la base militar de Cerro Muriano.
También casi desapercibido pasa un retrato de Francisco Franco en el Palacio de Viana. El cuadro, que originariamente presidió el Ayuntamiento, se exhibe desde los años ochenta en el singular edificio de Santa Marina, justo en una de las habitaciones que el dictador solía ocupar en sus visitas a Córdoba entre 1953 y 1961.
Otra referencia fundamental a la Guerra Civil en la capital son las dos placas conmemorativas de la Catedral en las que se detallan los nombres de los sacerdotes asesinados durante el conflicto bélico, aunque en la inscripción no figura comentario alguno al bando al que pertenecían.Noticia tomada del abc-córdoba.Se nota como este diario rancio llora los últimos vestigios antes de que, como puede preverse ,vayan a desaparecer
Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: