Inicio > Uncategorized > Solidaridad S.A., "Cordoba, la Ciudad de la Cooperación".

Solidaridad S.A., "Cordoba, la Ciudad de la Cooperación".

“Córdoba y la cooperación” es, en opinión de algun@s de nosotr@s, un tema a tratar efectivamente, y antes o después nos iba a tocar hacerlo. Nuestra ciudad proyecta, además de una marca de “ciudad participativa” (otra cuestión a analizar)una imagen al exterior de ciudad de la “cooperación internacional”, llámense sus protagonistas ONGs, administraciones locales o departamentos específicos de diferentes entes: universidades, colegios de profesionales, etc.

A menudo, estas administraciones o departamentos requieren propuestas artísticas y/o educativas que lleven cabo proyectos, que participen en ellos, o bien que dinamicen (amenicen, celebren o entretengan) al público a solidarizar.
Y es que, el arte y la cultura, no sólo entretienen, también convencen.

Tal y como esbozamos en nuestro anterior artículo “Cultura de Base, etc”, (publicado en esta misma web) la llamada “cooperación” con países lejanos se está cada vez más traduciendo en “precarización para semejantes cercanos”, especialmente en materias como la educación y la cultura.

Nos encantaría contar con opiniones y aportaciones de experiencias como la vuestra (colectivo Brasileño X que trabaja en el campo de la Educación Popular) porque apreciáis las cosas probablemente con la distancia que los intereses del provincianismo local no permite.

El tema es largo y complicado, pero, centrándonos en lo que nosotr@s trabajamos por ahora, la cultura en la ciudad de Córdoba (y en este caso su relación con la solidaridad y la participación) habría mucho que decir al respecto. Y lo haremos, en otra ocasión. Despacio y bien.

Adelantamos una idea por el momento. La pretendida solidaridad no es lo solidaria que debería ser en nuestra opinión con los Creador@s de Córdoba. Y ojalá lo empezara a ser.

No entro en evaluar cómo se comportan y qué ofrecen a propuestas traídas de fuera. Eso os corresponde a vosotr@s (colectivo Brasileño X que trabaja en el campo de la Educación Popular)

Lo que sí es cierto es que aquí estamos, Creador@s Invisibles, junto con vosotr@s, colectivos traídos desde fuera para dinamizar la solidaridad local con aire fresco, todos jugando en el mismo campo (mojado, en mal estado y con un balón cuadrado contra un contrincante de camiseta camaleónica, que nos dice que somos de su equipo, nos pide el balón y a la más mínima nos encaja un gol en nuestra propia portería).

Os ofrecemos en este sentido un análisis compartido desde la voz de l@s protagonistas de la cultura y no desde la de aquell@s (ONGs, empresas, ayuntamiento, etc) que no tienen ni puñetera idea del trabajo, implicación e importancia que desempeña nuestra labor como tejido cultural y creativo en esta ciudad y que sistemáticamente pasan por alto esto (bien por descuido, ignorancia, mala intención, interés personal, todo lo anterior, o bien bajo una actitud de simultánea indiferencia).

Será una experiencia gratificante y seguro enriquecedora que nos atrevamos con ese análisis, desde Sao Paulo, desde Córdoba o desde ambos sitios.

Cuando oigo hablar de solidaridad en Córdoba, generalmente (hay excepciones) alguien me pide que trabaje gratis para otro alguien que mínimo cobra su sueldo todos los meses, máximo se subvenciona de vez en cuando a base de actuaciones, propuestas o trabajos como el mío o similares.

Si todas las ONGs y empresas (o cualquier híbrido entre ambas especies, nueva generación mutante del tecnomercado-solidario) que se dedican directa o indirectamente a la solidaridad y participación ciudadana mediante la educación y la cultura se dedicaran a preocuparse realmente por las condiciones en las que siembran educación y cultura desde sus casillas de salida algunos comenzaríamos a creer en un retoño de esperanza y criterios compartidos.

El problema, es que posiblemente ese re-planteamiento les llevaría a morder de vez en cuando la poderosa mano que da de comer, y eso es grave.

Por otra parte, si todas las organizaciones que reflexionan en torno a la cultura se dedicaran a producirla o a promoverla viviríamos en un maná de conocimiento, y no en este erial de televisiones, empresas constructoras y supermercados.

Si todos los “dinamizadores” de la cultura se volvieran protagonistas culturales otro gallo nos cantaría, y nos cantaría lieders de Schubert en perfecta afinación y expresión armoniosa cada mañana

Últimamente cuando oigo a alguien hablar de “dinamizar” sospecho que lo que mejor dinamiza es la periodicidad de su propio sueldo.

Hace unos meses una persona responsable de una solidaria organización cordobesa, al compartir y discutir estas cuestiones nos propuso un encuentro donde tratar con otros colectivos este tema (reuniones, charlas, encuentros, etc).
Nos estaba “dinamizando”. Nunca nos volvió a llamar.

No siempre es así, pero las excepciones van confirmando reglas que se establecen a lo largo del tiempo por insistencia en la repetición de actitudes. Recomendamos a las excepciones que continúen sin adherirse a las normas. La desobediencia es ingrata pero contiene más verdad y más sustancia que los funcionamientos laborales mal adquiridos que asumimos a menudo como “inevitables” en esta sociedad de rapaces.

Aquellas organizaciones que, sin embargo, cuidan mínimamente a los creador@s de su entorno y plantean proyectos en situaciones de colaboración y entendimiento, remunerando sus actividades como se merecen, están, por otra parte, haciéndose de un importante aliado para afrontar problemáticas compartidas.

Está en mano de cada creador-ora (como lo está en cada persona) decidir para qué sirve lo que hace, a corto, medio o largo alcance, y sobre todo decidir con quién. La solidaridad sobre-entendida desvirtúa energías y motivaciones.

En otras ciudades, determinadas organizaciones no gubernamentales están trabajando codo con codo con propuestas críticas y creativas en el ámbito del arte, el teatro, la video-creación, el documental, etc; ofreciendo un lugar destacado al papel tanto del creador-ora como de sus obras. Incluso alguna está haciendo ya algo similar en nuestra ciudad. Desgraciadamente no es esa la norma como decíamos más arriba.

Recomendamos a l@s solidari@s codobese@s que nunca se han planteado la precariedad del tejido local de la cultura y la creación que empiecen a hacerlo. Nos empezaremos a sentir mejor a este respecto cuando detectemos cambios en nuestro entorno más cercano. El lejano es un reflejo magnificado de nuestro ecosistema social cotidiano: el grande se come al chico, cada loco con su tema, ande yo caliente que la gente reviente.

Y es que, en definitiva, la solidaridad bien entendida, empieza en casa.

Últimamente, cuando oigo hablar de solidaridad me hecho las manos a la cartuchera, pero los Creador@s Invisibles no llevamos pistola, sólo palabras, canciones y rítmicos poemas polimórficos. Luego me arrepiento de ser tan bruto, y guardo mis disparos para enemigos más contundentes.

Rompamos el hielo de la Solidaridad S.A y la Participación S.L

Que se abra el debate. ¿O no? Por Creadores Invisibles.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: