Inicio > Uncategorized > Camino de los 100.000 parados

Camino de los 100.000 parados

Este año el 1º de Mayo, el Día Internacional de los Trabajadores, ha estado pasado por agua y no precisamente de la que cae del cielo. El aluvión de parados que ha dejado la última Encuesta de Población Activa (EPA), donde se cifra en 86.800 el número de desocupados en la provincia a finales del primer trimestre de este año, ha supuesto un duro varapalo para los agentes sociales y las administraciones, que asisten atónitos a un incremento del paro sin precedentes.

En pocos meses, el desempleo se ha convertido en la primera preocupación de los españoles, tal y como se recoge en la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Y no es para menos. Cada día se destruyen una media de 150 empleos en la provincia, lo que ha dado lugar a que, en apenas un año, se haya doblado la tasa de paro al pasar del 12,3 al 23,3 por ciento. Para más inri, en los próximos meses, las principales instituciones económicas independientes nacionales e internacionales estiman que habrá más de cinco millones de parados en el país.

La catastrófica evolución del mercado laboral cordobés da pie a plantearse las siguientes cuestiones: ¿Rebasará Córdoba la barrera psicológica de los 100.000 desempleados este año? ¿Qué sectores están siendo los más vulnerables a los efectos de la crisis? ¿Cuáles son las medidas que han de llevarse a cabo para frenar la sangría de parados? ¿Están surtiendo efecto las iniciativas que han puesto en marcha los Gobiernos andaluz y central para paliar la crisis? Y, en última instancia, ¿qué consecuencias tendría para Córdoba alcanzar en los próximos meses una tasa de desempleo superior al 30 por ciento?

100.000 parados a la vista

Los sindicatos, la patronal y una experta en economía han respondido a estas interrogantes , unas consideraciones de las que se desprende un único denominador común: agentes sociales y especialistas coinciden en que el paro seguirá aumentando en Córdoba.

En CCOO, son pesimistas en relación a la evolución del mercado laboral en la provincia. “No me atrevería a decir que vamos a llegar a los 100.000 parados, pero todo hace pensar que las cifras de desempleo van a seguir subiendo”, considera Elena Palmero, secretaria provincial de Empleo. En opinión de Palmero, el modelo productivo basado en la construcción y los servicios está contribuyendo a agravar la crisis. “Córdoba es una provincia vulnerable a la situación actual debido a la debilidad de los sectores que conforman nuestra economía. Ahora los efectos de la crisis se están trasladando al comercio y a la hostelería debido a la bajada del consumo y el aumento del paro”.

Superar la barrera psicológica de los 100.000 parados también es más que posible a estas alturas para UGT. “La situación es muy preocupante y, si continúa esta evolución en los próximos meses, Córdoba llegará a los 100.000 parados este año,” opina Francisco Berral, secretario provincial de Acción Sindical de la organización.

Y es que el efecto dominó que está provocando la crisis inmobiliaria también se está dejando notar en Córdoba, a pesar de que aquí la burbuja del ladrillo no había adquirido tamañas dimensiones como en otras provincias. No obstante, “el 30 por ciento de los parados de la construcción cordobeses estaban trabajando en lugares como Málaga, donde el parón de la construcción también está afectando a sectores como el transporte o los vigilantes de seguridad, que están muy relacionados con la actividad de las obras”, matizan en UGT.

La crisis no toca fondo, se expande

Aunque la patronal espera que no se cumplan las peores previsiones, reconoce que las empresas cordobesas ya están muy tocadas. “La crisis comenzó afectando con mayor intensidad a unos sectores que a otros, pero en estos momentos alcanza a todo el tejido empresarial”, apunta Antonio Arroyo, director del Área Jurídico-Laboral de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO).

La reducción del crédito y los impagos que padecen la mayoría de los negocios están haciendo que “la desaparición de empresas sea una realidad”, comenta Arroyo, quien advierte que “en muchos casos se trata de empresarios autónomos que tienen que dejar su actividad sin prestación social alguna”.

La compra de activos a los bancos para dar liquidez al sistema financiero y el Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL), que dejó cerca de 70 millones de euros en la capital, tampoco parecen haber dado el resultado esperado. “Las medidas actuales están teniendo un carácter más coyuntural que estructural y ésa es precisamente la mayor crítica que se está realizando acerca de ellas”, sostiene Mª Carmen López, profesora de Economía en ETEA.

Más que para la creación de empleo, han servido para frenar tímidamente el ritmo del paro en la construcción. “Los puestos de trabajo que se creen gracias al FEIL deben ser para los parados de larga duración que ya no tienen cobertura de desempleo”, afirma Francisco Berral, quien cree que “en el momento en el que las entidades financieras empiecen a dar créditos, la situación comenzará a mejorar”. Pero los créditos no llegan y eso está haciendo en buena medida que “no se esté cumpliendo el Pacto Local de la Vivienda” para reactivar el sector y ofrecer viviendas asequibles a la población, denuncian desde CCOO.

Recetas contrapuestas

A pesar de que los agentes sociales coinciden en el diagnóstico de la crisis y en la valoración de las medidas puestas en marcha hasta ahora, lo cierto es que las posturas son más que divergentes a la hora de aplicar un recetario común para salir de crisis.

Mientras los empresarios apuestan por rebajas fiscales, reducciones en la cotización a la Seguridad Social o aplicar “una reforma de amplio calado del mercado laboral”, los sindicatos sólo quieren hablar de incrementar las prestaciones sociales. “Abaratar el despido y rebajar las cotizaciones supondría desregular el mercado laboral y no estamos dispuestos a que los trabajadores sean quienes tengan que pagar los costes de la crisis”, afirma Berral.

Con el Diálogo Social atrancado y en pleno apogeo de la crisis, las administraciones locales, autonómicas y central siguen haciendo cada una la guerra por su cuenta. “No se aprecia coordinación entre los distintos niveles de las administraciones en cuanto a las decisiones y medidas adoptadas y éste es un aspecto clave que debería mejorarse”, sostiene Mª del Carmen López.

¿Qué pasará entonces tras los meses de verano, cuando periódicamente suele producirse un bajón en la actividad económica y se hayan agotado muchas de las prestaciones sociales? Sindicatos, empresarios y expertos en economía no vacilan al afirmar que las consecuencias sociales “serán muy negativas” en la provincia, lo que dará lugar a “dramas personales y familiares” en los próximos meses si no se pone un remedio urgente contra el cierre de empresas y el paro.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: