Inicio > Uncategorized > Yihad Cofrade

Yihad Cofrade

Es increíble el fervor con que está ayudando la prensa cordobesa a la violentísima YIHAD COFRADE que venimos padeciendo este año. Los periódicos locales se han convertido descaradamente en boletines de las actividades de las hermandades en los que además, ya de paso, caben otras noticias, pocas, de la vida normal, de la órbita exterior. Como si fuera lo más importantísimo que sucede en esta ciudad en todo el año. Bueno, razón tienen. Entre todos lo han conseguido: que una ciudad (mejor, toda una comunidad) europea bien avanzado el siglo XXI se convierta en el marco incomparable para que la más atroz de las manifestaciones supersticiosas y oscurantistas del mundo celebre durante una interminable semana su triunfo sobre la razón ilustrada. Y que sea lo más importante que ocurra en ella en todo el año. ¿Quién nos lo iba a decir hace sólo 30 años?

Hay que decir de todas formas que la YIHAD COFRADE ha tenido este año la inestimable ayuda del templo del saber, la Universidad de Córdoba, cuya Hermandad de Penitencia (!!!) ha sido la protagonista absoluta de los rotativos locales con la adquisición del que ya es conocido como Nuestro Padre Jesús del Cuajarón Sanguinolento o Cristo del Mel Gibson. Lleva exactamente diez días toda la artillería noticiaria, columnista y articulista local machacándonos las neuronas y levantándonos el estómago con la prolija descripción de la casquería sangrienta y las asquerosidades anatomopatológicas que adornan al ya famosísimo cristo de los universitarios. Y sus responsables, con una cancha infinita tratando de cubrir la basura ideológica que late debajo de ese hecho con consideraciones pseudocientíficas más propias de buhoneros de la feria de los charlatanes parapsicologipollas televisivos que de catedráticos de universidad. Y lo más extraño de todo es que en una ciudad de 400.000 habitantes gobernada por la que pasa por izquierda, no exista, con la honrosa excepción del puñadito de ciudadanos que nos desahogamos en la Calleja de las Flores, ni una sola voz discordante en los medios clásicos o de la red, ninguna voz autorizada que públicamente diga que nos estamos volviendo locos, que esta vuelta masiva a las manifestaciones contrareformistas y al fomento y protección por parte de las instituciones públicas de esas atroces sectas que son las Cofradías desde las que se está fomentando entre la juventud el más ultrareaccionario de los catolicismos en que está embarcada la Iglesia Católica con el fin declarado de acabar con la autonomía ética de los ciudadanos, sólo puede conducir a la radicalización de la obediencia ciega a los dictados de esa institución totalitaria. Y que la más reaccionaria de todas, la más violentamente antiilustrada está unida umblicalmente a la Universidad.

El boletín de la Universidad de Córdoba recogía el otro día sin pudor la vergüenza en que está embarcada. PASEN Y VEAN.

Y el Catedrático Hermano Mayor (¡ele la grasia!) nos ha regalado en una entrevista en la Hojilla Parroquial con una impagable perlita con premio dentro y en la que viene a decir que esa representación sanguinolenta de un hombre brutalmente torturado sirve para simbolizar el diálogo entre fe y ciencia. Desde luego, nada mejor: la fe siempre se esforzó en convertir en cristos a los científicos.

Por supuesto el gran Luis Miranda, el narcocofrade rencoroso, anda ya desatado vendiendo en la esquina más sórdida del ABC dosis de cofradeina pura, demasiado pura para el capillismo local que flipa más con las velas enrizás que con teologías preconciliares, por incultura pura y dura más que nada. El zurriagazo que les endiña a sus conmilitones a costa del Cristo del Mel Gibson es sublime. Y días después se lanza a degüello contra los que se escandalizan de la pasta pública que se llevan las cofradías. Y lo dice muy alto: nada en comparación con lo que dan. Y además la pasta con la que se mantienen viene del negocio de la cerveza, de la alcoholización solidaria de la juventud, del fomento desaforado de la cultura de la barra y el barril de Cruzcampo, la más alta forma de cultura popular que se conoce por estos pagos. Tampoco tiene desperdicio su estudio sobre la ITV de los pasos, en la que demuestra minuciosamente que las cofradías cambian de canastilla más que Camps de trajes o que Correa de deportivo. Luisito ¡no te mueras nunca!

Por lo demás lo de siempre. La matraca del aborto, en la que ha descollado por méritos propios esta semana el pelma del Martín Rubio que como ya no sabe de dónde va a sacar argumentos para Justificar lo injustificable, como acertadamente titula su homilía semanal echa mano de los marcianos. Que para qué estamos buscado vida en otros planetas si nos estamos cargando la de fabricación propia, dice el rey del Argumento Tontológico de San Hodierno.

Otro rey del argumentario ese de San Hodierno es el neonovelista Miguel Ranchal. A este le ha dado por los toros, otra de los temitas que los hacen salivar. Viene a argumentar el agudo hodierniano que el antitaurinismo no es sino una excusa de los independentistas catalanes para montarse un estado ellos solitos y que el independentismo una excusa para que los antitaurinos repriman a los aficionados. Eugenio Noel y su barretina, claro. En fin, sin más comentarios, que él solito se ha picado, se ha puesto las banderillas, se ha muleteado y se ha metido el estoque hasta la empuñadura. A ver, esas mulillas, marchando.


Mas antiantitaurinismo tontológico. El cerífago Jesús Cabrera, nos vuelve a regalar con la portentosa imaginación a que nos tiene acostumbrados. Pero esta vez hila más fino, mucho más fino, muchísimo más fino que su vecino de arriba y vuelve a sorprendernos (Réquiem por una perrita) con una idea-bala originalísima: comienza hablando de la perrita esa que palmó en la mariconada aquella de moda canina y en una finta genial acaba exigiendo a los antitaurinos que por donde deberían empezar su guerra es reclamando el fin de las marisquerías que cuecen a las langostas vivas. Un portento, Jesusito. Eres un portento de agudeza y arte de ingenio. Yo no sé qué haces en ese periodicucho y no te has ofrecido a El Jueves.

Otro que está fino esta semana es el inefable Maki Kubero, que nos regala a sus indesmayables fans con una pestiñada machorrona, sección entrepierna de viejo verde, que lo flipas, Catalina. Que dice Iñaki acodado en la barra del tabernón de puerto del ABC, que ligar hoy es PAN COMÍO, parafraseando a esos dos grandes representantes del pensamiento filosófico occidental que son los Hermanos Quintero, que todo esto de la liberación femenina, el sujetadores fuera, el bikini, la píldora, el aborto, no es más que una añagaza del macho astuto pa follarse a la hembra lela sin currar demasiado como tenían que hacer antes. Ya sabéis, el pelado de la pava, la vicaría imprescindible y esas otras cosas tan bonitas por las que había de pasar el macho normal pa mojar churro cuando los grandes dinosaurios nacionalcatólicos dominaban la tierra.

El beatiphicus Primo Jurado nos ha salido esta semana crítico de cine (Cine de carne y hueso en ABC). Es una excusa, claro, para arremeter como siempre biliosamente contra todo lo que esté a la derecha del Partido Perdedor que es su tema favorito y sobre todo contra los titiriteros en la linea recta de su maestro Fedeguico. Yo pensaba que nuestro adorador nocturno no había disfrutado con ninguna película después de llorar de chico con Marcelino Pan y Vino. Pero no, dice habérselo pasado pipa con la que pasa por película militarista, y por tanto belicista, racista y glorificadora de la agresividad yanqui que ha ganado los oscars esos. Ah y de paso suelta la soplapollez de que Avatar era la favorita de la progresía ecoloizquierdista abajofirmante y que que se joda. Ni puta idea, Juanjo, no tienes ni puta idea. Deberías alguna vez salir del cineclub dominical de la Salle.

En unos días en que las olas del mar de cieno de la complicidad de la Iglesia con la pederastia de sus depravados e incontinentes ministros alcanza ya las carísimas zapatillas de diseño Prada del propio B16, el aguerrido párroco Moyano Llamas, vuelve a atronar trabucaire una vez más desde su púlpito de la Hojilla Parroquial contra la democracia, encarnada esta vez en los que se alegran de que haya salido adelante la ley de interrupción voluntaria del embarazo y llamar a rebato y a rebelión contra el Parlamento. El que este periódico tenga en su plantilla de estilitas columnarios a un representante de la carcunda clerical más reaccionaria como el Padre Lamparones dice mucho de qué es lo que el Grupo Z nos considera a los cordobeses.

Me gustaría comentar como siempre la columna de don Hodierno Cuenca Toribio pero me encuentro con el pequeño handicap de que, aunque el título dice que va de algo sobre la Enseñanza, no he entendido ni papa, que después de una lectura (una sola, es cierto: más no lo soportaría el delicado estado de mi higaílla) no he conseguido averiguar de qué coño está hablando esta semana el apolillado gadedrádigo. Y eso que no se prodiga en los palabros lisérgico jurásicos que suele. Eso sí, nos regala un precioso hodierno, en este caso una linda hodierna, redondita y como de peluche, que nos mira con sus ojos de liebre asustada desde un rincón de la línea 12. Hodierna que algo queda.

Nada que ver la brulillante prosa de don Hodierno con estas dos muestras del mejor columnismo cutrefacto expresivo, expositivo y gramatical cordobés que nos regalan esta semana los incansables estilitas estilistas Dancausa y Santiago. Sólo para visiosos degustadores de anacolutos y anfibologías. ¿Cobrarán por ello?

Los últimos flecos de esta crónica se los llevan el afamado pintor de perros y atinado escopetero Mariano Aguayo, con una ardorosa defensa del patriotismo (Patriotismo marchito) y de los símbolos patrios. Como si la criatura no hubiera tenido bastante en los muchos años que le tocó vivir con el Caudillo. Por lo demás yo creo que es que ya está mu mayor y le patinan las neuronas cuando dice: se están frivolizando de tal manera los símbolos que, si alguna vez echamos mano de la bandera, tratamos de descafeinarla sustituyendo el escudo constitucional por el torito de Osborne. No, venerable paisano, a ver si actualizamos el software: el torito de marras al escudo que sustituye no es al constitucional, sino al del aguilucho. Ya sabe, al nacionalcatólico. Termina el histórico plumilla lamentándose de que ni emocionarse con los símbolos le dejan.  Uf, sudores fríos me dan: escopeteros y patriotismo. ¡Qué suhto, maaama!

Y para terminar una perlita de menta de esas que dejan la boca fresca pa tol día. Los trabajadores del Ayuntamiento de Córdoba han denunciado que algunos de ellos están sufriendo problemas respiratorios debido a la ingente cantidad de incienso que en forma de fumarolas sale del despacho del grupo popular municipal. Y es que todos los concejales, toditos, son cofrades. Menudo botafumeiro tienen que tener. Hombre yo no sé si es el incienso es un agente patógeno cancerígeno o asmágeno pero lo que si está demostrado es que su consumo excesivo riza peligrosamente el pelilllo pescuecero de los trabajadores y trabajadoras. De todas maneras espero que los concejales rojos respondan adecuadamente a la agresión de los fachas quemando a su vez sándalo jipiesco purificador. La Guerra de los Humos.

¡¡¡ESTO FUE TODO, AMIGOS!!! SEAN RAZONABLEMENTE BUENOS Y NO OLVIDEN VITAMINIZARSE Y SUPERMINERAZARSE LAS NEURONAS SEMANALMENTE CON
LA SIMA DE LOS HUESOS

Manuel Harazem

Calleja de las flores

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: