Inicio > Uncategorized > Declaración del SAT en la ciudad de Córdoba ante la situación actual y los retos que plantea el futuro

Declaración del SAT en la ciudad de Córdoba ante la situación actual y los retos que plantea el futuro

Venimos observando en Andalucía desde hace años unos ataques que no se veían desde hace muchas décadas a los derechos de la clase obrera. En apenas tres años, los ataques del Capitalismo han sido voraces, sin límites. Y hay que decir que, si no avanzan más, es porque no lo han visto necesario hasta hoy día.

Han intentado subir el horario laboral de 40 hasta 65 horas semanales, y aún lo intentarán cuando lo consideren oportuno, cuando deberían bajarlo mínimo a 35 horas, con el mismo salario, con el fin de acabar con este paro estructural que hay en nuestra tierra.

Están privatizando la educación con el llamado “Plan Bolonia”, encareciendo las tasas, eliminando carreras que no generen los rendimientos económicos que los mercados quieran, y reconduciendo las enseñanzas a dar una salida laboral conforme a estos mercados, en vez de a la educación, dejando así de ser la Universidad un espacio de sabiduría para convertirse en un centro de mercado, donde se vende la producción de los estudiantes.

Tras la educación, el siguiente pilar que pretenden privatizar es la sanidad, instaurando el copago en la sanidad pública como primer paso a ello.

Han acabado por aceptar la jubilación a los 67 años, teniendo que trabajar más años aún para recibir el 100% de la nómina, mientras a los políticos profesionales les basta con 7 años de, como sucede en la práctica, faltar a sus deberes y dedicarse a promocionar su partido, para conseguir ese 100%, que para ellos ni de lejos se puede comparar con el salario medio profesional, por no hablar del salario mínimo.

Para colmo, la reforma laboral que hizo Zapatero el año pasado nos afecta de modo en que, en la práctica, no podemos hablar de “contrato fijo” o “indefinido” pues a las empresas les costará incluso más barato despedir a trabajadores/as con contrato indefinido que a quienes tienen contrato temporal.

Esta reforma ha llegado en las últimas semanas a otra vuelta de tuerca más, con la reforma de la Negociación Colectiva. Esta reforma pretende dar prioridad a los convenios de empresa frente a los provinciales, fijando las empresas temas cruciales como el salario base, la retribución de las horas extras, horarios y distribución del tiempo de trabajo, la adaptación de la clasificación profesional o de las modalidades de contratación. Todo ello supone una clara flexibilización de nuestras condiciones y, por supuesto, un mayor poder de negociación a las empresas. Junto a esta reforma de la negociación colectiva, se ha aprobado un nuevo reglamento para regular los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que incluye la posibilidad de que las empresas puedan despedir con 20 días de indemnización si demuestran que en el futuro van a tener pérdidas.

En general, vemos que la respuesta principal del gobierno español ante la crisis es: Que la crisis la paguen los más vulnerables: la clase obrera, pequeños comerciantes y autónomos, funcionarios, y en especial quienes, dentro de esta capa son más vulnerables: las mujeres, inmigrantes y los jóvenes.

Ello lo ha conseguido encareciendo los productos como el petróleo, gas, electricidad, subiendo el IVA y permitiendo que los bancos se lucren de las familias más pobres, que al no poder pagar la hipoteca, no sólo deben dejar la casa, para vivir a la intemperie, sino que observamos el esperpéntico espectáculo de que deben seguir pagando la hipoteca.

Cada vez hay más familias sin techo en Andalucía, cada vez más desahucios, más hambre, más paro y más incomprensión por la gente ante estos hechos. Y mientras, en el otro lado de la balanza, están grandes banqueros, terratenientes y empresarios que despiden sin pudor a decenas, cientos, miles de trabajadores/as que sin embargo siguen ganando millonadas con el beneplácito de los gobiernos que, lejos de legislar justamente, les dan dinero, les bajan impuestos y les favorecen, como anteriormente hemos visto, con leyes a su favor.

Es vergonzoso ver cómo organizaciones que se hacen llamar Sindicatos, nos referimos a CCOO y UGT, sean partícipes de estas medidas de una u otra forma, encontrándose sus cúpulas podridas y corrompidas por el gobierno del PSOE, quedando en descrédito incluso ante sus propias bases. Es necesario cambiar la concepción que tiene la gente sobre los Sindicatos, ya que estos sindicatos, llamados mayoritarios, cuentan con la publicidad del propio Estado y las cadenas privadas que sirven a los intereses del capitalismo. El sindicato que pensamos que hace falta entendemos que debe ser andaluz, de clase, asambleario, a pie de tajo, sin liberados y que no se venda. Esto precisamente es lo que estamos construyendo desde el SINDICATO ANDALUZ DE TRABAJADORES/AS (SAT).

Es por esto por lo que debemos actuar cada una y cada uno de nosotros para concienciar al pueblo de que la respuesta no está en pedir migajas, sino en, como dijo Blas Infante, levantarse, pedir tierra y libertad. El Pueblo Trabajador Andaluz necesita dignidad y no serán los gobiernos del capitalismo, se llamen como se llamen, quien se la dé, sino que serán las mismas personas que trabajan duramente en fábricas, tajos y empresas, quienes trabajen duramente para cambiar de sistema: Derrocar el capitalismo por un sistema que ofrezca mayor justicia social.

Así, y en resumen, ante los ataques del gobierno español, que se comporta como lo que es, un lacayo de la patronal, de la Unión Europea, y del Fondo Monetario Internacional, el Pueblo Trabajador Andaluz debe levantarse y exigir una respuesta social que satisfaga las demandas de la clase obrera y las clases populares. Porque hay que tener en cuenta que, ni PSOE ni PP, ni ningún gobierno que no sea intrínsecamente contrario al capitalismo, nos va a salvar de la crisis o de la pobreza. ¡Ya está bien de buscar mesías! Sólo el pueblo salva al pueblo.

En este contexto, la labor del Sindicato Andaluz de Trabajadores en Córdoba debe ser la de apoyar las luchas obreras existentes y ayudar a trabajadoras/es que necesiten de la labor sindical, así como apoyar y llenar de contenido las luchas ciudadanas, vecinales, y de otra índole en los que, teniendo los mismos fines que nosotras/os, podamos aportar algo positivo a la lucha.

Esto, hoy en día, en Córdoba, se traduce entre otras cosas en apoyar las acciones de trabajadores/as como las de LOCSA y Pérez Giménez que están llevando a cabo en nuestra ciudad. Nuestro apoyo debe seguir en otros sectores en los que podamos aportar nuestro trabajo.

También se traduce en apoyar movimientos populares como los del 15-M, en los que ya estamos trabajando, y donde cada vez se nota más una connotativa combativa y de clase.

Por último, y más importante, en Córdoba debemos profundizar en la organización interna ya que, ante los retos futuros y el crecimiento de la lucha, es más que nunca necesario el referente que debemos llegar a ser para el conjunto de las clases populares andaluzas, en especial la clase obrera, con el fin de llegar a la Huelga General en Andalucía y seguir con la organización de nuestro Pueblo y caminar hacia un mundo mejor.  

¡CONTRA EL PARO, LUCHA OBRERA!

¡CONTRA LA CRISIS, HUELGA GENERAL!

¡VIVA ANDALUCÍA LIBRE!

Sindicato Andaluz de Trabajadores – Ciudad de Córdoba, 28 de Junio de 2011

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: